¿Qué es la Misa Crismal?

La misa crismal es la celebración presidida por el obispo y concelebrada con los presbíteros de la diócesis. Es la renovación del sacerdocio. En ella se consagra el Santo Crisma y los restantes óleos (para los enfermos y para los catecúmenos).

¿Qué es el Santo Crisma?

Es una mezcla de aceite y bálsamo que se usa para ungir en el bautismo, en la confirmación, en la ordenación de diáconos, sacerdotes, obispos y para consagrar iglesias.

¿Cuándo se celebra la Misa Crismal?

Se celebra el Jueves Santo de cada año.

Misa Crismal año 2021 en la Arquidiócesis de Mendoza.

Este año, debido a las medidas precautorias por la pandemia, la Misa Crismal se celebró anticipadamente el día sábado 20 de febrero, en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores y Tránsito de San José, ubicada en Roque Sáenz Peña 464, de la ciudad de Mendoza.

La celebración estuvo presidida por el Obispo de Mendoza Monseñor Marcelo Daniel Colombo, acompañado por el Obispo auxiliar Marcelo Mazzitelli y estuvieron presente los presbíteros de la diócesis y los diáconos.

Celebración

Después del saludo inicial, el acto penitencial y las lecturas, Monseñor Colombo se abocó a la homilía. En ella destacó algunos aspectos relevantes del sacerdocio y su misión:

  • Instó a celebrar la alegría de la misión sacerdotal, el agradecimiento por los dones recibidos: la fe, la buena noticia, el consuelo, la libertad, la misma gracia de Dios.
  • Recordó la misión del sacerdote, resumiéndola así: “Dar y

darnos”

  • Destacó la necesidad de ser “nosotros mismos”, teniendo en cuenta “Aquel a quien anunciamos”

A continuación, al mencionar que en ese acto se renovarían las promesas sacerdotales, hizo referencia a la pandemia y a la necesidad de aguzar el ingenio y la creatividad para cumplir la misión y administrar los sacramentos con el debido cuidado. Mencionó que algunos sacerdotes han vivido en primera persona la debilidad de la salud física y psíquica y pidió a todos un servicio mayor para hacer presente el amor de Dios en estas difíciles circunstancias. Actuar con amor de padre “pero con cuidado”, advirtió, respetando las disposiciones en todas las intervenciones, sin miedo y sin indiferencia.  Aludió al conocimiento que todos tienen de las medidas de higiene, las normas establecidas, el modo de actuar en las internaciones, etc. Destacó la necesidad de actuar con sumo cuidado. En este momento, citó al Papa Francisco al decir “…así como José nos enseña que tener fe en Dios incluye actuar aún en medio de las dificultades…” José asumió su propia vida, para nada exenta de dificultades. Recordó que la paternidad del sacerdote es reflejo de la misma paternidad de Dios.

Siguió dirigiéndose a los presentes y los instó a asumir la propia historia personal, a reconciliarse con ella para ejercer la misión. Valoró la vida consagrada y destacó la importancia de los diáconos permanentes. Apeló a la sensibilidad de los sacerdotes y exaltó el trabajo de las distintas comisiones pastorales.

Por último, recordó que la acción del sacerdote es la respuesta del amor que Dios ha infundido en su corazón, y que es Dios quien lo sostiene con su providencia permanentemente. Agradeció la entrega de cada uno de los sacerdotes presentes y pidió la bendición para cada uno de ellos, para los diáconos y para sus familiares.

Terminada la homilía se procedió a la renovación de las promesas sacerdotales. Al requerimiento del Obispo, los sacerdotes respondieron con unción y devoción.

Luego, se presentaron los óleos, símbolo de la nueva creación que se inicia con Cristo. Bendición de los mismos:

  • Óleo para el Santo Crisma
  • Óleo para los enfermos
  • Óleo para los catecúmenos

Luego de la liturgia de la Eucaristía y la comunión de los sacerdotes continuó la bendición final y exhortación de Monseñor Colombo para que esta cuaresma sirva para la conversión del corazón.

Los óleos fueron entregados a cada sacerdote para ser llevados a sus respectivas parroquias.

Una observación que debe llenar de alegría a nuestra comunidad parroquial es que en la celebración de referencia, entre los asistentes se encontraban el Padre Mariano Carrizo, párroco anterior y el Padre Mariano Cinquemani, párroco actual. Allí, nuestros pastores. A ellos, nuestro cariño y nuestro agradecimiento.