El domingo 24 de febrero, el Padre Roberto Sánchez celebró, luego de 5 meses de acompañar a la comunidad del Líbano, la última misa en la sede parroquial.

Misionando en Cuba, contrajo una enfermedad que lo obligó a recuperarse  en su casa paterna, en La Colonia, Junín.

Bien se sabe que los caminos del Señor son sorprendentes y en los momentos difíciles sale a nuestro encuentro, con todo su amor…. Y así fue que el Padre Roberto se presentó con el Padre Mariano Carrizo, quien lo recibió con los brazos abiertos, como a un hermano sacerdote y le permitió reencontrarse con su comunidad de origen compartiendo misas, confesiones, bautismos y visita a los enfermos.

El próximo domingo 3 de marzo, el Padre Roberto asumirá su misión en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, de Goudge (San Rafael). Allí retoma el trabajo apostólico que venía haciendo desde hace 10 años en esa comunidad.

Nos quedamos con la alegría, la humildad y la fuerza con que transmite el amor de Dios y nos comprometemos a rezar por su ministerio sacerdotal, por su vida de fe y su trabajo apostólico, con la esperanza que, si es la voluntad de Dios, pueda regresar para servir en su tierra natal.

¡Hasta pronto Querido Padre Roberto!