“El Señor nos invita a gastar nuestra vida en su servicio. Aferrados a Él nos animamos a poner todos nuestros carismas al servicio de los otros. Ojalá nos sintamos apremiados por su amor y podamos decir como San Pablo ¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!” (1 Co 9, 16). (GE 130).

Sin lugar a dudas en nuestra comunidad parroquial diferentes grupos pastorales se animan a navegar mar adentro, saliendo hacia las periferias y poniendo al servicio los diferentes dones y talentos que Dios nos ha regalado, haciendo crecer la semilla del Evangelio a través de la misión.

Desde los niños hasta los adultos mayores y en los diferentes grupos pastorales, podemos encontrar un lugar importante para la misión. La labor misionera y el encuentro con las personas cara a cara permiten encontrarse con Jesús en las diferentes realidades, permitiendo esto tener no un Dios lejano e inalcanzable, sino todo lo contrario, que sea real, cercano y a través de cada hermano con el que nos encontramos.

Los niños que se preparan para recibir el Sacramento de la Comunión, durante esta instancia se los invita a tener gestos concretos de misión con sus vecinos y a través de la Colecta de Cáritas.

En los jóvenes la misión va tomando cada vez más importancia ya que se le dedica una etapa completa dentro del proceso de la Confirmación. En esta ocasión tenemos bendiciones a las casas de cada uno de los catecúmenos, visitas a las clínicas, asilos y hogar de niños, pero como misión fundamental encontramos la misión que se realiza durante la Semana Santa, en la cual los jóvenes desde el miércoles hasta el sábado de Resurrección, dedican estos días a salir al encuentro de las personas y anunciar la Pasión, muerte y resurrección de Cristo. Animándose a vivir una verdadera Semana Santa Distinta.

En el grupo de jóvenes la experiencia de misión es más fuerte, ya que las salidas son a realidades más complejas y se realizan acompañados por otros adultos.

Pero además de estos grupos que dedican parte de sus encuentros a la misión, encontramos jóvenes y adultos que se dedican por completo al anuncio de la Palabra desde los límites de la parroquia, de Mendoza como así también fuera de la Provincia y del País.

La Pastoral de la Calle, los días domingos recorre las calles visitando y acompañando aquellas personas que duermen o trabajan en ella, y durante todo el invierno asisten a gente que se hospeda durante esta temporada en el refugio de nuestra parroquia.

El grupo misionero Talita Kum, se integra por jóvenes que desde los 18 años aproximadamente hasta los 25 años, misionan dentro del departamento de General San Martín y el grupo San Francisco Solano integrados por jóvenes desde los 25 años, abarca su misión hacia otros departamentos, en algunas ocasiones otras provincias como Chaco y fuera del país como Bolivia. Cada lugar de misión es determinado por un profundo discernimiento y es acompañado por el párroco.

Además, contamos con el grupo de adultos mayores “Tarcisio Rubín”, hombres y mujeres destinan su tiempo llevando la Palabra de Dios a la zona rural de nuestra parroquia. Acompañando y fortaleciendo el amor de Cristo con aquellas personas que por diferentes razones no pueden acercase a la sede parroquial. En esta comunidad se realizan diferentes eventos y durante el mes se realizan celebraciones de la Eucaristía.

Finalmente, no podemos dejar de nombrar dos actividades misioneras importantes de nuestra parroquia. Una de ellas es la misa misionera que se realiza todos los miércoles por distintos barrios de nuestra comunidad y la otra se da en el marco de la natividad de Jesús. En la misión de navidad catecúmenos y agentes pastorales salen a anunciar la Buena Noticia que nos ha llegado, la del Salvador, nuestra fuente de esperanza. Esta misión se realiza por la mañana del 24 de diciembre a barrios, clínicas y asilos y por la noche a cocherías, bomberos, policías, y todas aquellas personas que por diferentes razones celebran esta fiesta en soledad.