Se solicita en Secretaría parroquial.

Se recomienda no esperar a que el enfermo esté en estado de inconsciencia.

Es muy importante que quien recibe la unción pueda conocer su situación y la importancia del sacramento que se le administra.